El Tantra, al ser tan antiguo, ha derivado en percepciones muy diversas de qu茅 es exactamente o de c贸mo y d贸nde se practica. Es natural que esto suceda, pues estamos hablando de ense帽anzas milenarias que han ido evolucionando a lo largo de la historia de manera distinta en muchos sentidos. La visi贸n que o tengo del Tantra, sigue el rastro de mi propio caminar. Las formaciones recibidas con diversos maestros y los casi cuarenta a帽os de experiencia como formador, me han permitido ir enriqueciendo y definiendo mi visi贸n particular.

 

En esencia, todo puede ser Tantra. Osho dijo: el tantra es un gran s铆. Le dice s铆 a todo. Es muy claro. En realidad, el Tantra es tan amplio que se puede considerar el camino de la aceptaci贸n de todas las cosas. Nos encontremos o no en pareja, es siempre una gran bendici贸n trabajar como hombre nuestra esencia masculina personal, nuestro Shiva y nuestro grado femenino, Shakti. Con sus grandes secretos y t茅cnicas ancestrales, el Tantra nos brinda una magn铆fica oportunidad para ello.

 

Partiendo de aqu铆, yo percibo y transmito el Tantra como un camino de crecimiento espiritual cuyo nivel m谩s profundo se alcanza en su pr谩ctica a dos. Cuando es as铆, se va creando entre ambos un campo energ茅tico, un espacio de luz que acaba siendo una gran bendici贸n y que representa un revolucionario empoderamiento para la pareja. Desde este espacio sagrado adquirimos – al menos potencialmente, grandes poderes de vivir el amor, de vivir la expansi贸n de la conciencia ,de manifestaci贸n de los divino鈥on los famosos 鈥淪iddhis鈥 de los cuales se habla en la India.

 

Por tanto, en Tantra聽se busca experimentar y explorar esta danza de las energ铆as complementarias utilizando todos los aspectos de nuestro ser: el cuerpo, nuestra energ铆a, nuestra capacidad de amar, los sentimientos y emociones, los pensamientos y la consciencia y, finalmente, el esp铆ritu.