Hay muchos que buscan la perfección en la relación de pareja. Se trata de una postura idealista, infantil que implica un importante grado de rigidez y falta de recursos emocionales para gestionar la diferencia, la contradicción y el conflicto.
 
 
 
El amor es básicamente un estado del ser.- Osho
 

El amor básicamente es un estado del ser; uno no está enamorado, uno es amor. Toda la realidad manifestada, en todos los niveles de la vida, es espejo de quién somos y cuáles son nuestras creencias y pensamientos. De todas estas áreas donde más nos vemos reflejados es en la relación con los demás, sobre todo las relaciones íntimas, donde constantemente estamos co-creando el tipo de relación que vivimos.

 

Es bastante necesario, por ello, liberar la mente y las emociones de dinámicas y patrones limitantes y de co-dependencia. Esto podemos hacerlo en solitario hasta cierto punto, y así prepararnos para una relación adulta y saludable, basada en la comunicación, el amor y la cooperación. Hay niveles más profundos de cura, sin embargo, a los que sólo podemos acceder en el espacio seguro creado en una relación de entrega y devoción mutua. 

 

El amor verdadero es capaz de estar solo .- Osho

 

Si las relaciones de pareja son dependientes entre sí, apegados, posesivos, si no se permiten  estar solos, si no se permiten el suficiente espacio para crecer, son enemigos, no amantes; se están destruyendo el uno al otro, no se están ayudando a encontrar sus almas, sus seres. ¿Qué clase de amor es éste? Puede ser sólo miedo a estar solo; de ahí que se aferran el uno al otro. Pero el verdadero amor no conoce el miedo. El verdadero amor es capaz de estar solo, completamente solo y de esa soledad crece la unión”.

 

Por tanto, el amor no necesita ser perfecto, sino verdadero. Lo que no es saludable no es el apego, el cariño intenso o la inclinación hacia una persona, sino el hiper-apego, o sea, la necesidad y dependencia del otro para realizarnos.

 

El potencial de una relación sagrada es la vitalidad espiritual y el poder del amor que se convierten en la fuerza más curadora que existe. -Ronald Fuchs