El tantra es un estilo antiguo de meditación y ritual, que surgió en la India alrededor del siglo V d. La palabra sánscrita Tantra significa “tejer y expandirse”. El camino tántrico no es dualista, lo que significa que no hay separación entre el mundo físico y el mundo del espíritu. Tantra ve a los dos como entrelazados, y aumenta nuestra conciencia para que todos los hilos de nuestra experiencia sean parte del tapiz divino de la vida.

 

Tantra siempre nos anima a abrazar la belleza y la alegría, así como la sombra y el caos, para que podamos abrazar todas las experiencias en la vida por completo. No podemos olvidar que Tantra es principalmente un camino espiritual, una forma de vida en lugar de una religión con un dogma específico a seguir. Es un camino de transformación y expansión, que abarca todas las facetas de la vida. A diferencia de otras tradiciones, el Tantra acepta la energía sexual y puede usarla como una ruta hacia la conciencia superior, pero esa es solo una faceta entre muchas. La mayor parte de lo que sabemos sobre el Tantra hoy proviene de antiguas tradiciones orales en la India escritas hace unos 2,000 años como un diálogo entre el Dios Shiva y su consorte Shakti. Los antiguos maestros tántricos de la India creían que el mundo se creó a través de la unión erótica de Shiva (conciencia masculina pura) y Shakti (energía femenina pura) y que todos los seres vivos emanan de su danza santa de conciencia y energía. En otras palabras, la fusión de las energías femenina y masculina es necesaria para el despertar.

 

Entonces, ¿cómo puede el tantra enriquecer nuestras vidas hoy? Podemos encontrar que muchos de los componentes de las antiguas prácticas tántricas se integran bien con nuestra vida cotidiana. Nuestras experiencias colectivas, vistas bajo la luz correcta, nos pueden dar las herramientas para estar más presentes y conscientes en todos los aspectos de la vida. Cada aspecto del ser humano puede convertirse en una puerta para expandir nuestra conciencia. Podemos comenzar el camino del Tantra desde donde sea que estemos ahora. Si tienes tristeza, puedes aprender un método para descubrir el tremendo potencial para el despertar espiritual contenido dentro de esa energía. Si te sientes sexual, esta cualidad se convierte en una clave para abrir diferentes secretos de tu propia energía. De hecho, con Tantra, cada sentimiento sensorial ofrece una puerta a un mayor nivel de conciencia.

 

Por ese motivo, del 2 al 20 de septiembre compartimos contigo un viaje de crecimiento espiritual y de conciencia en un entorno paradisíaco: Bali. Un viaje de 18 días para celebrar la danza sagrada de Shiva y de Shakti en la maravillosa Isla de los dioses, combinando toda la magia del Tantra con la belleza excepcional y el poder femenino y curador tan presentes en la isla de Bali.

 

 

Bali, conocida también como la isla de los dioses, es un destino turístico situado en las islas de Indonesia ideal para todo tipo de viajeros. Su entorno es paradisíaco. Bali puede ser parecer un lugar pequeño al que viajar  pero su importancia como destino espiritual es enorme. En Bali hay muchas cosas que hacer y que visitar: amplias plantaciones de arroz, muy buenos spots dónde practicar surf y otras actividades acuáticas, así como sus templos mágicos, fascinantes espectáculos de danza y playas de arena blanca dónde tumbarse al sol y gozar de sus aguas turquesas. Esta combinación de posibilidades convierten Bali en un destino perfecto para el crecimiento personal.

 

   

Sus hermosas playas, sus aguas cálidas y azules, la amabilidad de sus gentes se han combinado para hacer de Bali un destino de vacaciones Tántrica muy singular. 

 

 

 

Bali es un destino ideal para lo que buscan un tipo de turismo diferente, aventurero y de profundizar a niveles Tántricos.  

 

¿ Te atreves a conectar tus sentidos con el hoy y ahora desde el corazón ?